Noms i cognoms

Juny 23, 2008

Per tractar sobre la temàtica dels noms i cognoms xinesos, a continuació us passo un article publicat al blog “Cronicas de Asia” del diari El Mundo.

Olímpico Zhang, para servirle

AP)

Un bebe chino bajo una estatua de Mao Zedong. (Foto: AP)

ARITZ PARRA desde Pekín
Disminuye letraAumenta letra

18 de junio de 2008.- Pocas cosas te
acompañan a lo largo de toda la vida, pero tu nombre, con toda
probabilidad, quedará fijado hasta en tu lápida. En China, un país con
más de 1.300 millones de almas, la diferenciación es un valor, más aún
cuando el 87% de sus habitantes comparte los mismos 129 apellidos. Dicen aquí que si te da por vociferar a ‘Wang Wei’ en plena calle, al menos una persona girará la cabeza dándose por aludida.

De ahí que la elección de una denominación original, que marque la
peculiaridad y que al mismo tiempo acompañe con deseos de prosperidad y
buena suerte el futuro de un hijo, sea una de las decisiones más cruciales en la vida de un padre o una madre chinos.
Mientras tardan en ponerse de acuerdo, suelen llamar a su pequeño –que
normalmente es uno sólo por pareja, en cumplimiento de la Ley nacional-
con apelativos cariñosos: Yang Yang, por ejemplo, o simplemente Bao Bao
(bebé).

Cuando China se parecía más a la nación comunista que tenía en mente
Mao Zedong, muchos nombres eran el reflejo de la fuerte ideologización
que el régimen vertía en la sociedad. Cientos de miles de chinos que
ahora van por su quinta o sexta década llevan inscrito en el documento
de identidad Construye-el-país Li (Li Jianguo), Gran-país Wang (Wang Weiguo), o Fundación-militar Hu (Hu Jianjun).
Durante el caos nacional de la Revolución Cultural, ser un ‘Rojo’,
hasta en el nombre, servía como salvoconducto a las acusaciones de
antirrevolucionario. De ahí tanto Hong en los nombres de pila.

Con el paso del tiempo, estos apelativos han caído en desuso y han
sido sustituidos por otros que hacen referencia, por ejemplo, a
virtudes. ‘Sabiduría’, ‘Iluminación’, ‘Fortaleza’ o ‘Prosperidad’
abundan entre los hijos varones de la generación de las reformas
económicas, mientras que ‘Serenidad’ o ‘Belleza’ suelen ir aparejados a
ellas. Uno de los más exitosos, por ejemplo, es Hua, un caracter que
puede significar magnífico/-a o espléndido/-a, pero que también se
emplea como sinónimo de China. Según los registros nacionales, por el
país pululan 290.798 ‘Civilizaciones’ (Wenming).

MÁS DE 4.000 JUEGOS OLÍMPICOS
Ahora, en plena
fiebre pre-olímpica, el auténtico bombazo está siendo Aoyun,
literalmente, Juegos Olímpicos. Según un artículo del Beijing Times, en
China ya hay 4.014 niños Olímpicos. Se subraya niños, porque sólo el 8%
de los ‘bautizados’ de esta forma han sido niñas. Y curioso es también,
que sólo una mínima parte de éstos han nacido en Pekín, la mayoría lo
hicieron en otras zonas del país.

La moda comenzó allá por 1992, cuando China presentó por primera vez
a su capital como candidata a acoger las Olimpiadas de 2000. Aquella primera oleada generó 680 bebés Aoyun.
China perdió en aquella ocasión, pero en 2001, cuando el país enteró
botó al enterarse de que sí, que esta vez el mundo le daba luz verde
para organizar la cita en 2008, los registros empezaron a recibir más y
más peticiones.

“Durante la época de crecimiento, el nombre les beneficiará y traerá
buena suerte. Crecerán altos y serán buenos estudiantes”, comenta Yang
Qihua, un maestro en Fengshui que tiene una ‘Oficina-de-elegir-nombres’
en el norte de Pekín. “Pero cuando ingresen en el mercado laboral se
les puede complicar la vida, porque Aoyun es un nombre atípico, que
sorprenderá inscrito en las tarjetas de visita”.

Expertos como Yang asisten a progenitores y empresarios a la hora de
elegir el apelativo con el que navegarán por el mundo, respectivamente,
sus hijos y compañías. El especialista explica que él atiende a la
fecha y hora de nacimiento de la criatura, y que luego coteja sus
cálculos con cartas astrales, además de tener en cuenta la sonoridad de las palabras y su empleo en la poesía tradicional.
El proceso cuesta una cifra indefinida –”depende de la dificultad”,
asegura el interesado-, pero Yang afirma que su ciencia ha quedado
refutada por la experiencia.

A. Parra)

El maestro en Fengshui Yang Jihua, asesora a la hora de elegir nombre. (Foto: A. Parra)

Pincel-rotulador en mano, y trazando con destreza ágiles caracteres,
el maestro escribe sobre la hoja de papel dos nombres, con la misma
pronunciación pero distintos caracteres. Constituyen, dice, la
denominación de una empresa constructora en Pekín que estaba en quiebra
y cuyo gerente acudió a su consulta en busca de ayuda. “Le aconsejé
cambiar el segundo caracter, que tenía connotaciones negativas, e
inmediatamente la empresa salió de números rojos”, afirma Yang.

Según la rumorología internetera china, la calentura olímpica también ha popularizado para los bebés los nombres de la mascota olímpica,
que en Pekín no es una, sino cinco: los Fuwa. Bei Bei, Jing Jing, Huan
Huan, Ying Ying, Nin Nin se llaman, y unidos, sus nombres vienen a
formar la frase ‘Pekín le da la bienvenida’ (Beijing Huanying Nin).

Me pregunto yo, que si Madrid ya es candidata oficial para las Olimpiadas de 2016, ¿veremos también en España Olímpicos Pérez?

http://www.elmundo.es/elmundo/blogs/2007/cronicasdesdeasia/index.html

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: